Corrupción, desigualdad y confianza

Corrupción, desigualdad y confianza

Inscribirse Imprimir

CURSO FINALIZADO // Los efectos nocivos, económicos, políticos y sociales de la corrupción han sido estudiados desde hace décadas y han situado la corrupción como una de las principales preocupaciones de la ciudadanía. La corrupción entorpece la ejecución de políticas públicas, encarece el coste de los bienes, prestaciones y servicios públicos, mina los principios de objetividad y legalidad y atenta contra los principios de transparencia y rendición de cuentas, esenciales en cualquier Estado democrático. La respuesta del sistema para minimizar su impacto debería ser tratada como una emergencia social, ya que son los más desfavorecidos los que resultan especialmente damnificados. No es fácil determinar las causas profundas de este fenómeno complejo y los contextos socioeconómicos en que mejor se desarrolla. Por esta razón, a menudo los medios de comunicación difunden estereotipos erróneos o desenfocados, que centran la causa de la corrupción en la religión, los genes o los atavismos culturales. Ya hace tiempo que voces expertas apuntan la desigualdad como uno de los factores estructurales, ya que parece acreditado que las políticas de bienestar más universalistas e inclusivas generan más confianza y desarrollo cívico y actúan como barreras efectivas contra los abusos de poder. De hecho, varios estudios corroboran la hipótesis de que en los países donde se manifiesta más desigualdad económica es donde se producen más altos niveles de corrupción. En sentido contrario, los países con los índices de desigualdad más bajos es donde se producen menor número de casos y episodios de menor impacto. Así, en estados donde se han desarrollado políticas de bienestar más universalistas y políticas sociales más cohesionadoras, se genera más confianza y desarrollo cívico que se acaba convirtiendo en una fuerte barrera que contiene la corrupción. Otro aspecto que se abordará en el curso es la vertiente social y su repercusión en el nivel de movilidad -el llamado ascensor social- la estabilidad de las élites y su capacidad para capturar políticas y para generar redes clientelares donde es más fácil que afloren casos de corrupción. Y un tercer aspecto sobre el que se reflexionará es lo que se llama desigualdad psicológica que entronca de manera directa con la cultura de la sociedad en cuanto la percepción que se tiene de la distancia del poder. En sociedades donde se manifiestan altos niveles de desconfianza e inseguridad, fruto de relaciones de dependencia y falta de control de las élites, es más fácil que se generen casos de corrupción. En el período más agudo de la crisis económica, España fue de los países, según la ONU, donde creció más la desigualdad, medida entre otros con el coeficiente de Gini, que presta atención a la desigualdad de los ingresos y el grado de dispersión del nivel de renta. A estas alturas, este factor no se ha corregido y sigue siendo uno de los países de la UE con los índices de desigualdad más elevados.

04/07/2018 -
10:30 - 11:00 Inauguración

- Maria José Garcia Celma
, directora académica del CUIMPB-Centre Ernest Lluch
- Òscar Roca
, director de prevención de la Oficina Antifraude de Cataluña
Las dimensiones de la desigualdad y su incidencia en la corrupción
11:00 - 11:45 Las dimensiones de la desigualdad y su incidencia en la corrupción

- Manuel Villoria Mendieta
11:45 - 12:15 Pausa
13:23 - 13:23 Mesa redonda: Las dimensiones de la desigualdad y su incidencia en la corrupción

Modera:
Karma Peiró


  • David Bondia Garcia
  • Pau Marí-Klose
  • Sara Torregrosa
  • Tània Verge Mestre
14:00 - 16:00 Pausa
Clausura
18:30 - 18:45 Clausura

- Joan Xirau Serra
, director adjunto de la Oficina Antifraude de Cataluña
Reflexiones sobre la situación actual y perspectivas de salida
16:00 - 16:45 Impacto político, económico y social

- Hernán Cortés Saenz
16:45 - 18:30 Mesa redonda. Reflexiones sobre la situación actual y perspectivas de salida

Modera:
Neus Bonet


  • Carles Casajuana Palet
  • David Fernàndez
  • Joan Majó
  • Marina Subirats